Interes: Paisaje

El Área recreativa de O Puntal se encuentra ubicada en el punto más al suroeste de A Guarda y también de Galicia, en plena desembocadura del Río Miño. Desde aquí se puede observar la isla de A Insua y también puedes descubrir asombrosos atardeceres y puestas de sol. El espacio cuenta con merenderos en los que realizar un picnic y está enmarcado por un pinar. Por este espacio transcurre la PR-G 160 Ruta de la Desembocadura y el sendero azul. Hacia el norte continúa la senda litoral hasta el puerto enlazando con la Ruta de las Cetáreas.

El Ferry une las orillas del río Miño de A Guarda y el municipio portugués de Caminha en un trayecto de unos 15 minutos de duración. Una experiencia recomendable en la que disfrutarás de este paseo en Ferry en el último tramo del Río Miño, antes de desembocar en el Océano Atlántico y donde podrás contemplar la desembocadura desde un encuadre completamente distinto.
Para más información sobre horarios y tarifas, se recomienda llamar al despacho de billetes 986 61 15 26 en el horario de atención de 10:00 a 13:00 y de 15:00 a 20:00.

La Ruta BTT del Suroeste transcurre por los Montes de O Torroso en A Guarda y los Montes de Sta. Mariña en O Rosal y la zona de A Valga en Oia. Teniendo como punto de partida la Casa Forestal de Salcidos en el Monte Torroso, la ruta te descubrirá la gran riqueza existente en nuestros montes, con paisajes espectaculares de los que gozarás si te gusta la bicicleta y la modalidad de BTT. En total son unos 35km de dificultad media-alta con un desnivel acumulado de unos 1000m. Sin duda una experiencia recomendada.

A Guarda cuenta con un espacio natural para los amantes de la ornitología en el que podrás contemplar una amplia variedad de aves que habitan o visitan cada año el Estuario del Río Miño. Desde aquí podrás hacer fotografías u observarlas en su hábitat natural desde los dos observatorios existentes en la zona de las marismas Salcidos y en O Forno do Duque. En las proximidades se encuentra la Ruta de la Desembocadura PR-G 160 que te permitirá dar un agradable paseo a pie o también disfrutar de este idílico entorno en bicicleta. A lo largo del año la Asociación Naturalista del Baixo Miño (ANABAM) realiza censos de aves abiertos al público, en los que puedes inscribirte y participar de una experiencia única.

El Castillo de Santa Cruz es un recinto fortificado que se encuentra en pleno casco urbano de A Guarda y en el que te podrás transportar a la época de la Guerra de Independencia entre España y Portugal. Cuenta con dos accesos y en su interior podrás encontrar un Centro de Interpretación con paneles explicativos en los que aprenderás a conocer mejor todos los recintos fortificados existentes en el tramo final del Río Miño. Desde sus cuatro baluartes podrás sentirte un guerrero más y divisar desde las garitas si se acerca algún peligro. Los amantes de la botánica encontrarán en este espacio Camelias y otras plantas ornamentales.

El Área recreativa de As Loucenzas se encuentra en la entrada norte de A Guarda por la carretera PO-552, desde este espacio se pueden observar unas preciosas vistas de la costa de A Guarda, su puerto pesquero y el Monte de Sta. Trega. Este espacio cuenta con merendero en los que se puede pasar un rato agradable, comer o hacer un picnic. Este lugar es utilizado casi todos los fines de semana por los amantes al parapente para la práctica de este deporte. También desde aquí podrás iniciar una ruta ciclista con un carril acondicionado en sentido norte que te llevará por los municipios de O Rosal, Oia y Baiona.

Las cetáreas son viveros construidos en piedra en la zona intramareal que permitían mantener el marisco vivo antes de su comercialización, algo que supuso incrementar el renombre gastronómico de A Guarda.
La Ruta de las Cetáreas permite recorrer la costa y conocer las cetáreas que aún se conservan a lo largo de 4.6km, comenzando en el sur de la zona portuaria y terminando en el norte, casi en el límite con el vecino municipio de O Rosal. Paneles interpretativos te informarán en cada una de ellas, Redondiña, Laxe de Can, O Portiño y A Grelo.

El Monte Santa Trega cuenta con una ruta alternativa con un total de 16 bancos tallados en troncos de árboles repartidos por diferentes lugares accesibles a través de senderos y caminos forestales. Cada uno de estos bancos de madera, se encuentran ubicados en lugares de gran belleza paisajística, con preciosas vistas a la desembocadura del Río Miño, el Océano Atlántico, el Estuario del Río Miño y los municipios portugueses de Caminha y Vila Nova de Cerveira. Si te apasiona o gusta el Trail o simplemente te quieres relajar al aire libre, esta pequeña ruta te ayudará a conectar con la naturaleza del lugar.

La ruta “PR-G 122 Camiños do Trega” es una red de senderos homologados a través de los cuáles conocer más detenidamente el Monte Santa Trega. Te recomendamos disfrutar de estos senderos con rutas de aproximadamente una hora y media de dificultad media y con diferentes variantes que te descubrirán la parte más natural del Monte Sta. Trega. Una buena elección es el recorrido circular o Ruta de la Volta da Promonte partiendo desde la zona urbana con el sendero Atallo Vello.

El Pico de San Francisco es el punto más elevado del Monte Santa Trega, con 341 metros, ofrece unas inmejorables visitas panorámicas a la desembocadura del Miño y a la amplitud del océano. Su nombre hace referencia a su orientación a la desembocadura del Miño, al islote de A Insua donde habitaron los monjes franciscanos. Es otro de los lugares en los que dejar volar tu imaginación con unas vistas que sorprenden a todos los que visitan este espacio.

El Mirador do Facho, con 328 metros, es la cumbre del Monte de Sta. Trega situada al norte. Ofrece unas asombrosas visitas del puerto pesquero y la villa de A Guarda, así como del vecino ayuntamiento de O Rosal, y el estuario del Río Miño. Unas escaleras de piedra te llevarán hasta él, relájate y disfruta de este precioso lugar, no te olvides de llevar tu cámara fotográfica.